Seguidores

14/4/13

Y por fin supo reír.

Y estos versos tan melosos
que tu danza se robó,
son la prueba irrebatible de un amor.
Fue la noche que me dijo "bailás conmigo?" que mi vida cambió entera. Desde ahí perdí noción del tiempo y el espacio. Desde ahí mi único camino fueron sus ojos y los pasos los dí sobre su cuerpo. Desde ahí no quise mirar otros ojos. Desde ahí bailé, sin importar lo que los demás dijeran sobre mí. Bailé, sabiendo que habría alguien para sostenerme si me caía. Bailé pisando fuerte y hacia adelante, con una sonrisa en la cara y un amor en el alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario