Seguidores

24/12/13

Tren

Cuando sos chico soñás con subirte a un tren, y lo ves tan grande que no alcanzarías a recorrerlo todo, sus ventanas son enormes y todo lo que hay afuera es nuevo y hermoso. Los paisajes son luminosos y verdes, los sillones son cómodos y suaves. Pero con el tiempo el tren ya no es tan largo, y los paisajes, ya conocidos, se tornan aburridos y rutinarios. Las ventanas no son tan enormes y los sillones son incómodos. Ya conoces todo el tren, y lo recorriste casi por completo, y no queda mucho por ver, ya hay que bajarse. Y ahí deseás volver a ser chico y subirte al tren con la misma emoción de ese día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario