Seguidores

1/2/14

Él es como el mar, y ella como la luna.

El amor es mar. Tan calmo ahora y tempestuoso después. Por momentos acariciando la arena tibia con su suave espuma blanca y de a ratos rompiendo en enormes olas las rocas para terminar en oscuras cuevas y cantos de sirenas desesperadas que rasguñan la arena en busca de paz. 
Somos mar. Acariciando el alma con dulces palabras y lastimando el cuerpo con crudas miserias. A veces llenando de humedad los rostros duros como piedras y otras cubriendo con calor cada superficie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario